Música clásica… ¡de verano!

El sol se pone en la capital española. La temperatura es agradable en las cercanías de los Jardines de Sabatini y hay unas vistas fantásticas del Palacio Real, un escenario perfecto para pasar las noches madrileñas.

En efecto, no se equivocan, las noches de Sabatini están amenizadas por diferentes espectáculos de música clásica. En esta edición de Los Veranos de la Villa hemos podido disfrutar al aire libre de conciertos sinfónicos, como el de la Orquesta Sinfónica de Radio Televisión Española en la Plaza Mayor, y de producciones de ballet y zarzuela, destacando el montaje de La Revoltosa, una de las obras más importantes del llamado género chico.

la revoltosa jardines sabatini veranos villa madrid zarzuela musica calle

 

Las actuaciones que se realizan al aire libre, sean o no gratuitas, favorecen la desmitificación del rito de los conciertos de música clásica. El sonido de la calle se mezcla con las melodías que desprende la orquesta, haciendo que estos conciertos atraigan a melómanos y a curiosos a partes iguales. Sigue leyendo

Acercando la música

Bajo el título ‘Todos somos cultura’ se celebró ayer en Madrid una jornada donde artistas de todas las disciplinas lucieron sus mejores galas para demostrar a la sociedad la importancia de la cultura.

Con actos como este queda patente la necesidad de estalecer un vínculo directo entre las artes y el público. En el ámbito de la música clásica una de las maneras que se está demostrando que funciona pasa por sacar la música de los auditorios y presentarla en entornos más cercanos al público general.

 

Las estadísticas culturales del Ministerio de Cultura son demoledoras. Cada vez hay menos público que asiste a conciertos de música clásica y la recaudación se ha reducido en más de un 15% entre 2008 y 2012, más allá del descenso en las subvenciones. ¿Qué podemos hacer?

En España tenemos la necesidad de educar a un público que tiene poca formación musical. Ya comentamos los beneficios de la educación musical y la importancia de mantener la música en el currículo escolar. Debemos ir más allá y educar a nuestro público en cada actuación y siempre que sea posible acercar la música a aquellos que, por desconocimiento o prejuicio, no visitan los auditorios y teatros. ¿Conseguiremos de esta manera atraer a nuevo público?

 

Aunque sólo sea por ver la alegría de la gente al encontrarse a la Barbieri Symphony Orchestra en medio de la Plaza de Lavapiés en Madrid, merece la pena salir y tocar. ¡A ver si me encontráis en el vídeo!

¿Os habéis encontrado alguna vez con algo así? ¿Os gustaría encontrarlo?